Logo Fundacion PanaceAM Autoconocimiento Bienestar Universal

Cómo Hacer el Ayuno Intermitente

Hay varias formas de hacer el Ayuno Intermitente, y todas tienen algo en común: abstenerse de comer por un determinado periodo de tiempo, periódicamente.

En seguida encontrarás información sobre las diferentes formas de hacer el ayuno intermitente, sus beneficios y sus desventajas.

Posteriormente, si has entendido, te compartimos compartiremos una manera de ayunar, probada hace miles de años, que tiene algo en común y, al mismo tiempo, algo muy único…

¡Compárteme la Técnica Milenaria YA!

Razones para ayunar

Basado en tus razones para ayunar, puedes elegir qué tipo de ayuno intermitente se ajusta más a tus necesidades. Quieres cambiar tus hábitos alimenticios, quieres controlar tu mente, quieres bajar de peso, ¿o tienes alguna otra razón?

No te preocupes, el ayuno tiene tantos beneficios que puedes lograr todo al mismo tiempo.

Importante: Hay mucha información errónea sobre el ayuno intermitente, generalmente te dicen que en el tiempo en el que sí comes, puedes comer lo que desees, y que no se requiere un cambio de dieta. Pero, piénsalo bien, si quieres mejorar tu salud, peso y hábitos, ¿por qué continuar comiendo lo mismo? Cuida tu alimentación y acompáñala con el ayuno, tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

¡Llévame Inmediatamente a Toda la Información!

Formas de Ayuno Intermitente

  1. Lo más liviano es un ayuno de 12 horas, aunque de hecho no es un ayuno sino un control para no comer tarde en la noche. Esto sí es un hábito importante para tu salud, entonces lo consideramos un entrenamiento para más adelante ‘ayunar de verdad’.
  2. Ayunar 16 o hasta 19 horas de las 24 horas del día. Es decir, comes cuanto quieras –dentro de una dieta saludable– en una ventana de 5 a 8 horas al día, y te abstienes de comer el resto del día. Esta forma de ayunar puede equilibrar tu apetito y digestión, y así obtener beneficios para tu cuerpo y tu peso. Y por supuesto, esta práctica en sí es un ejercicio para controlar el impulso de comer en cualquier momento. De hecho, es una práctica recomendada y un buen hábito.
  3. Ayunar’ dos días por semana, y aquí ‘ayunar’ se refiere a reducir la cantidad y las calorías que comes. Más que ayunar, esto es una restricción de calorías, y como he mencionado antes, contar calorías sin tener en cuenta la calidad de tu alimentación no tiene mucho sentido para tu salud.
  4. Similar es el ‘ayuno’ alternando los días: un día comer lo que quieras –dentro de una dieta sana–, y al siguiente día reducir tu consumo. Aunque esto puede ayudarte a tomar el control de tus hábitos alimenticios, lo que puede pasar también es que un día logras reprimir tus deseos, y al próximo día te entregas a ellos. Ya entiendes, esto no te sirve a largo plazo.
  5. Ayunar un día completo semanalmente. Llegamos a la versión del ayuno intermitente; éste es el más similar a un ‘ayuno completo de verdad’, e implica no comer por 24 horas un día a la semana, por ejemplo, no comer nada entre dos desayunos, o dos almuerzos. Aunque esto es un ayuno de bastante tiempo, un asunto probado es que después de un desayuno, con el estómago en acción ya, vas a sufrir de hambre durante las 24 horas siguientes. Va a ser un día de ayuno más duro que cuando lo haces sin desayunar. Así que es el ayuno más pesado de estas cinco opciones.

Entonces, ¿cuál escoger?

Dependiendo de la situación y de tus hábitos, puedes empezar con uno de los tipos de ayuno intermitente mencionados anteriormente. Si tienes muy malos hábitos alimenticios, es mejor empezar lentamente y después ampliar la duración de tu ayuno.

Sin embargo, si tienes la confianza y/o el coraje, te recomendamos hacer un ayuno completo. Es más fácil de lo que piensas, y además te dará muchos más beneficios que los demás ayunos citados.

¡Lánzate y verás!

Sí, Quiero Ayunar de la Mejor Manera

NOTA IMPORTANTE: Esta información está destinada solo a adultos sanos. En caso de enfermedades o si tomas medicinas, sigue las recomendaciones de tu médico siempre. Esta información es sólo para fines informativos y, aunque puede ser útil para tu vida, no la tomes como un consejo médico. Utiliza cualquier información bajo tu propio riesgo.

Cuando tenía alrededor de 23 años de edad, mi cuerpo tenía una edad de una mujer mayor. Los médicos me decían que tenía gastritis crónica y que tenía que comer cada cierto número de horas, que no podía considerar pasar muchas horas sin comer porque mi salud podría deteriorarse. Esto lo pensé y lo interioricé por mucho tiempo, es por eso que creí que nunca podría llegar a ayunar. 

A través del artículo de la Ciencia del Ayuno entendí los múltiples beneficios que mi cuerpo y mente recibirían si lo practicaba. Un día antes de hacer mi primer ayuno dudé mucho si hacerlo o no hacerlo por el temor que tenía infundado. Logré el primer día de ayuno y a partir de este día todos los meses lo incorporé en mis hábitos. He logrado tener mayor claridad mental, concentración, desintoxicar mi cuerpo, fortalecer mi fuerza de voluntad, además de disminuir unos kilitos de más que no había logrado en muchos años.

DanielaColombia

Siempre pensé que si no comía literalmente moriría, pero escuché del ayuno y sus beneficios. Al inicio cuando lo intenté hacer no tenía la fuerza de voluntad necesaria. Hasta que un día dije yo puedo hacerlo, en ese momento ya meditaba, entonces lo hice una vez, me sentí increíble al finalizarlo, como una guerrera. Además de sentir todos los beneficios en cuerpo y mente, he logrado tener una fuerza de voluntad que no creía que tenía. Me siento muy satisfecha con el ayuno.

ElmaPerú

El ayuno lo hago 2 veces al mes, ha mejorado mi voluntad, resistencia y disciplina. Lo mismo que mi sistema digestivo.

BenjaminColombia
error: Content is protected !!